Marita-LorenzMarita Lorenz, la alemana que fue amante de Fidel Castro y a quien la CIA contrató para matarlo conto en su libro Yo fui la espía que amó al comandante que no fue capaz de asesinar a Castro.


«Me sentía incapaz de llevar a cabo la misión que Frank Fiorini me había encomendado. No iba a matar a Fidel, no fallé, como otros cientos que lo intentaron después. Sencillamente, fui incapaz y no me arrepiento» dijo Lorenz al diario español El Pais.

«No lamento no haber matado a Fidel, al contrario: es la decisión de la que estoy más orgullosa en mi vida» dijo. La amante de Fidel Castro y agente de la CIA aseguro que la operación para matar al líder cubano era conocida como Operación 40 e incluía a la CIA, al FBI, al exilio cubano y la mafia.

Lorenz llevaba unas pastillas con veneno escondidas en una crema rejuvenecedora pero nunca las utilizo y con el tiempo se echaron a perder en el pote de crema según relato la amante del dictador.

Marita Lorenz hoy tiene 75 años y vive con ayuda de la asistencia pública en Baltimore, Estados Unidos.