Los números finales para 2015 están listos y ya es oficial: La esperanza de vida para los estadounidenses fue más corta el año pasado que el año anterior a ese, informó Los Angeles Times.

Una persona nacida en los Estados Unidos en 2015 podría esperar vivir un promedio de 78,8 años. Dicha cifra equivale a 0.1 años – o 36.5 días – menos que en 2014.

La razón fundamental de este descenso es que ocho de las 10 principales causas de muerte del país fueron más letales en 2015 que en años anteriores, según un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Las enfermedades del corazón, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, las lesiones no intencionales, los accidentes cerebrovasculares, la enfermedad de Alzheimer, la diabetes, la enfermedad renal y el suicidio, cobraron más vidas el año pasado.

Un total de 2.712.630 muertes oficiales se registraron en los Estados Unidos en 2015, un aumento de 86.212 en comparación con 2014.


Esas muertes adicionales aumentaron la tasa de mortalidad por primera vez desde 1999, dijeron los CDC. Por cada 100.000 personas en una «población estándar» -un grupo hipotético con la misma distribución por edades que el país tenía en 2000- hubo 733.1 muertes en 2015, frente a 724.6 en 2014.

Las enfermedades del corazón siguieron siendo la principal causa de muerte el año pasado, representando 168.5 muertes por cada 100.000 personas en una población estándar. El cáncer quedó en segundo lugar, teniendo 158.5 vidas por 100.000 personas. En total, las 10 principales causas de muerte fueron responsables del 74,2% de todas las muertes en el país el año pasado.

Las mujeres que cumplieron 65 años en 2015 podrían esperar vivir otros 20,6 años, en promedio, mientras que los hombres que alcanzaron esa edad el año pasado podrían esperar otros 18 años de vida.