Foto de archivo

Este lunes las autoridades confirmaron el arresto el pasado jueves de un adolescente de 13 años de Kendall que publicó amenazas contra personas de grupos minoritarios.


El adolescente, estudiante de octavo grado de Leewood K-8 Center, cuya identidad se oculta debido a su edad, fue arrestado acusado de presentar amenazas por escrito para matar o hacer daño corporal, compartió Local 10 News.

Según una declaración jurada de arresto, el adolescente publicó el siguiente mensaje en un chat el miércoles:

«¿Qué c*****? ¿Quieres saber qué c*****? Odio a las minorías. Sí, lo dije. Apuesto a que te estás cagando en los pantalones. Oh no, un hombre blanco que no es gay! Bueno, adivina qué amigo? No me importa. ¿Sabes qué? Eres inútil. Todo lo que hacen las minorías es mierda y quejarse. No me importa si estás oprimido porque todos tenemos nuestros problemas. ¿Quieres escuchar lo que está oprimido? Mi munición de escopeta porque la estoy desperdiciando en minorías como tú. ¿Crees que no dudaré en dispararte? ¿Adivina qué amigo? No lo haré. Sabes qué «Estoy rastreando tu ubicación en este momento y estoy en camino de asesinarte. Apuesto a que no esperabas eso, ¿verdad? No, no lo hiciste, ¿y quieres saber qué más? Odio no solo tú y tu comunidad LGBT pero también odio tu Black Lives Matter porque adivina qué, las vidas blancas también importan. No pienses que solo porque tienes un tono diferente al mío significa que estás más privilegiado. Estoy enfermo y cansado de personas como tú. Internet tratando de hacerme sentir racista cuando no lo soy. Esa escoria, Sin embargo, no te preocupes. Tengo entrenamiento militar para poder matarte muy rápido. ¿Adivina qué? Estás muerto bucko. Cuando te encuentre, todo ha terminado ahora. Probablemente deberías decir una oración. Espera no. Eres un ateo oprimido. Encontramos tu casa. Prepárate para la tormenta idiota. Es por eso que las personas liberales, débiles y retrasados ​​como tú deberían morir. Quiero que se sepa que pasé 10 minutos escribiendo esto «.

La policía dijo que se le pidió al estudiante de octavo grado que fuera a la oficina administrativa de su escuela al día siguiente después de que se reportó el incidente y que el estudiante admitió que había cortado y pegado el mensaje.


Según la declaración jurada, las autoridades registraron el teléfono celular del niño con el consentimiento por escrito de él y sus padres.

Luego fue llevado al Centro de Evaluación de Menores.

El adolescente tiene una audiencia programada para el 3 de octubre, donde se espera que los fiscales y la defensa informen al tribunal de su disposición para el juicio.