Cimafunk. Foto: Captura de pantalla Youtube

El músico que fue rechazado por muchas disqueras en Cuba, y que puso a bailar a la Isla y al mundo con su tema “Me voy” es hoy el motivo central de un documental que lleva por título Cimafunk: electrifying Havaba with afro-cuban funk que acaba de estrenarse en YouTube.


Erick Iglesias conocido por su nombre artístico de Cimafunk, desde mucho antes de ser reconocido entre los 10 artistas latinos a seguir por la revista Billboard en este 2019, ya había trascendido no solo por su contagiosa música y su estilo de interpretar sobre los escenarios. Este chico, natural de Pinar del Río rescató de una manera muy original el funk en Cuba, imprimiéndole un sello propio con toques de modernidad y de cubanía.

Su música tiene un misterio que envuelve, ya lo han dicho personalidades como Susan Sarandon y Luis Fonsi. Sin embargo, su historia por sacar adelante su música no ha sido un camino de rosas. De él y de su carrera se ha contado en varios medios de prensa, pero ahora la historia de Cimafunk ha sido llevada a la pantalla a través de un documental dirigido por el realizador británico, James Partidge.

El documental se rodó en La Habana y Pinar del Río, en este último para lograr recrear la cotidianidad de Erick en su natal Pinar del Río y, luego hay imágenes de su paso por la capital para penetrar en la energía de su música en los escenarios habaneros. Paralelamente al estreno de este cortometraje fue publicado también una variada colección de fotografías del artista, tomadas en el proceso de rodaje.

Erick Hernández, (Cimafunk), es de un pueblito de Pinar del Río. Allí incursionó en el reguetón y hasta en la trova, incluso intentó estudiar medicina pero la dejó en el segundo año de la carrera. Tiempo después emigró a La Habana con muchos sueños, pero sin nada más que el apoyo de un puñado de amigos. En la capital tuvo que hacer de todo para sobrevivir, hasta lijar carros en un taller, pero un buen día se encontró con su coterráneo Raúl Paz y le mostró sus aspiraciones musicales.


Raúl Paz lo llamó para formar parte de su banda, y luego llegaron otras propuestas. Así, Erick pasó por los proyectos de David Torrens, Liuba María Hevia, Hoyo Colorao, la banda de pop Los Boys y finalmente al grupo Interactivo.

Sin embargo, no fue hasta 2016 que Erick probó suerte en solitario con miles de ideas en la cabeza para componer y también para interpretar.

Parte de esta historia la veremos en el documental de Partidge sobre Cimafunk filmado en 2018. Una idea que nació de la energía trasnmitida or Cimafunk a Partidge durante un concierto de la agrupación en el Vedado habanero.

Cimafunk experimenta hoy dentro y fuera de Cuba un reconocimiento justo a su talento. Desde que destronó al mismísimo Gente de Zona en los hits semanales de los Lucas en 2018 con su megatema “Me Voy”, Cimafunk le ha dado la vuelta al mundo ganándose el aplauso de miles de fanáticos. Así lo demostró en importantes escenarios como el Blue Note, el Central Park y el Madison Square Garden de Nueva York, donde interpretó junto al gran Alejandro Sanz.

Documental de Cimafunk

¿Qué tiene Cimafunk que lo hace universal y a la vez muy cubano? Pues sencillamente un estilo musical y escénico único con un funk afro cubano muy contagioso, unido a un estilo estético diferente de melena afro, vestimenta con apretadas Manhattan y pantalones de brillo al estilo de los 60.

Este cubanito es dueño de una verdadera fórmula musical para relajar el cuerpo, donde la percusión y la línea de bajo eléctrico se mezclan con ritmos muy cubanos y que como ha dicho Erick es una música para relajar y pasarla bien, es una verdadera “Terapia pa´ tu cuerpa”.

Tras varias presentaciones y colaboraciones importantes en la arena internacional,  y luego de ser la portada de varios medios influyentes como El País semanal, hoy Cimafunk ya cuenta con patrocinio internacional para su música lo que tantas veces soñó hacer desde Cuba.

Magnus, la compañía que dirige Marc Anthony le abrió las puertas para llevar su música fuera de la Isla y encontrar nuevos escenarios.