Un cubano publicó en su perfil de Twitter imágenes de un paquete de picadillo mixto condimentado que al abrirlo se llevó la sorpresa cuando encontró dentro de éste una rana.


El picadillo mixto condimentado es producido por la fábrica Richmeat de Cuba S.A. procesadora de cárnicos, que se encuentra en la Zona Especial de desarrollo Mariel, inaugurada en el año 2020, primera inversión mexicana en la zona.

Según dieron a conocer cuenta con una moderna tecnología, garantizando la calidad en sus elaboraciones.

Los productos de Richmeat, pueden encontrarse en tiendas de CUP o a través de compras online, en el caso del Picadillo Mixto Condimentado, el precio puede estar entre los 2.70 y los 3.00 dólares.

 Casos como estos, donde la falta de higiene y de control de la calidad de los productos se encuentran con frecuencia en las redes comerciales de la Isla.

El pasado verano (2020), se dio a conocer a través del Periódico Girón, que se encontraron larvas y gusanos en la leche de los niños, en las bodegas de barrios de la provincia de Matanzas:


«A la administradora de la bodega La Rampa, ubicada en La Cumbre, no le dio tiempo a vender ni un litro. Cuando se disponía a atender al primer cliente notó una materia extraña flotando en la superficie y al introducir un colador quedó sorprendida: ‘¡La leche tenía gusanos!»

https://twitter.com/YoelPausini/status/1496306689812930569

Otro caso reportado fue en el año 2019, cuando una familia en Santiago de Cuba consumieron la carne que le dieron por dieta médica (para embarazadas y personas diabéticas) en mal estado en su carnicería, terminando enfermos; la carne se notaba verdosa no obstante pensaron que podía ser aprovechada después de hervirla dada la escasez de alimentos.

Todo esto es más de lo mismo, la ausencia de protección al consumidor como consecuencia de la total ausencia de efectividad del régimen para dar soluciones a los problemas que cada vez más afectan al pueblo cubano.