CBP I-94. Foto: US Goverment

Cualquier ciudadano extranjero que haya viajado dentro de China en los últimos 14 días no podrá ingresar a los Estados Unidos, según una proclamación del presidente Trump. La acción es evitar la propagación del nuevo coronavirus, dijo el Secretario de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Alex Azar. Azar también dijo que estaba declarando una emergencia de salud pública en los Estados Unidos.

Cualquier ciudadano estadounidense que haya viajado a China se someterá a un examen de salud al ingresar al país y se le pedirá que se ponga en cuarentena por 14 días. Los ciudadanos estadounidenses que han viajado a la provincia de Hubei, donde se originó el virus, serán sometidos a cuarentena obligatoria durante 14 días después de su regreso a los Estados Unidos.


Todos los vuelos entrantes desde China irán a siete aeropuertos: el aeropuerto internacional John F. Kennedy, el aeropuerto internacional Chicago O’Hare, el aeropuerto internacional de San Francisco, el aeropuerto internacional Seattle-Tacoma, el aeropuerto internacional de Atlanta, el aeropuerto internacional de Los Ángeles y el aeropuerto internacional de Honolulu.

Miembros de la familia inmediata de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes podrán ingresar al país, dijo Azar. También serán monitoreados bajo cuarentena. Ayer, el Departamento de Estado de los EE. UU. dijo que los ciudadanos estadounidenses no deberían viajar a China en absoluto, dando su mayor aviso de viaje posible, un nivel 4, que está reservado para lugares con «mayor probabilidad de riesgos que amenazan la vida».

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ya retienen a 195 ciudadanos estadounidenses que fueron evacuados de Wuhan, China, en cuarentena obligatoria. Es la primera vez que los CDC retienen a alguien en cuarentena desde la década de 1960.

La medida entrará en vigor a partir del próximo domingo 2 de febrero.