El jueves, la administración Trump acusó a Nicolás Maduro y a otros 14 funcionarios venezolanos de alto rango de narcoterrorismo, narcotráfico, corrupción y otros delitos, acusándolos de usar cocaína como un «arma» para «inundar los Estados Unidos».


El Departamento de Justicia alegó que Maduro y otros funcionarios «tenían la intención expresa de inundar a los Estados Unidos con cocaína para socavar la salud y el bienestar de nuestra nación».

«Maduro desplegó muy deliberadamente cocaína como arma», dijo el jueves el fiscal federal Geoffrey S. Berman. «Como se alega, los acusados traicionaron al pueblo venezolano y corrompieron las instituciones venezolanas para llenarse los bolsillos con dinero del narcotráfico».

El gobierno de los Estados Unidos ofrece una recompensa de hasta $ 15 millones por información que conduzca al arresto de Maduro.

Los líderes extranjeros en ejercicio normalmente gozan de inmunidad diplomática en otros países, pero Estados Unidos y docenas de otras naciones reconocen al líder opositor Juan Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela. Las acusaciones contra Maduro lo llaman el «ex presidente».


Las acusaciones alegan que Maduro y sus funcionarios dirigieron y administraron una organización de narcotráfico llamada «Cartel de los Soles».