El gobierno de Estados Unidos negó el proceso de asilo a un cubano y lo deporto el pasado miércoles a la isla.


Fuentes Valero, de 32 años, se presentó en la frontera de México con Estados Unidos un día después del fin de la política de «pies secos/ pies mojados» solicito asilo y paso cuatro meses detenido hasta que fue deportado a Cuba.

El pasado 25 de abril el joven se presentó en el Centro de Procesamiento de Laredo, Texas, en el que la jueza de emigración le negó el asilo por la falta de pruebas «que indicaran un eventual peligro» en caso de regresar a la Isla.

«Fue una escena muy triste ver salir a mi hijo por la puerta en el Aeropuerto Internacional José Martí», dijo Noemí Valero, madre del joven.

Vi ante mí a un hombre devastado de dolor y solo sabía decir: ‘Me pasó lo mismo que a Moisés, vi la tierra prometida pero no me permitieron entrar'», añadió la mujer a Martí Noticias.


Valero denuncio que había sido «expulsado» de su trabajo en el hospital conocido como Maternidad de Línea en La Habana por sus quejas y reclamos por «los bajos salarios que cobran los profesionales y la imposibilidad de elegir en las urnas a los dirigentes cubanos».