El gobierno de Estados Unidos tenía retenidos en el aeropuerto de Miami cerca de 80 cubanos con peligro de ser deportados a Cuba después que Obama cancelara la política de pies secos pies mojados.

Algunos cubanos han comenzado a ser liberados después de que solicitaron asilo, pero no está confirmado si todos han salido del área de detención.

La decisión de Obama ha dejado a muchos cubanos a medio camino y a muchas familias desesperadas.