El gobierno de Estados Unidos catalogo a Hamza Bin Laden, hijo de Osama Bin Laden como una amenaza para la seguridad nacional y terrorista global.

La designación señala a Hamza como un individuo que representa un serio riesgo a la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos, así como la vida de sus ciudadanos, por lo que se convierte de hecho en un objetivo antiterrorista.

Hamza, de 27 años, es hijo de Osama bin Laden y Khairiah Sabar, una de las esposas del líder de Al-Qaeda, el joven es considerado el sucesor de Osama en la dirección del grupo terrorista Al-Qaeda.

En el 2015 Hamza pidió a sus seguidores emprender yihad o guerra santa en Washington Paris y Tel Aviv. En otro mensaje emitido el pasado 9 de julio, reclamó vengar la muerte de su padre y advirtió a los ciudadanos estadounidenses que serían blanco de acciones en el extranjero.