El Gobierno de Estados Unidos confirmó hoy que deja el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas durante una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado Mike Pompeo.


“Estados Unidos se retira oficialmente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, dijo en una declaración ante la prensa la embajadora ante la ONU, Nikki Haley, que no aceptó preguntas al final.

La funcionaria estadounidense dijo que Estados Unidos no puede compartir una plataforma de Derechos Humanos donde también estén países como China, Venezuela y Cuba.

Durante su discurso, la embajadora criticó duramente que dentro del Consejo haya países como China, Venezuela, Cuba o la República Democrática del Congo, naciones que, según ella, “no respetan” los derechos humanos.

«El enfoque desproporcionado y la hostilidad interminable contra Israel son una prueba de que el Consejo está motivado por sesgos políticos, no por los derechos humanos», afirmó Haley. Pompeo, por su parte, subrayó: «[El Consejo] socava nuestros intereses nacionales y los de nuestros aliados», y añadió que EE.UU. «no será cómplice» de ello.


“No dudamos de que su creación fue con buena fe, pero tenemos que ser honestos: El Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un pobre defensor de los derechos humanos”, dijo el Secretario de Estado.

“Estados Unidos lidera el mundo en asistencia humanitaria; no tomará lecciones de hipócritas”, añadió Pompeo.

La retirada de Estados Unidos ocurre en momentos en que la administración Trump está siendo muy criticada por un trato inhumano a los niños que están siendo separados de sus padres en la frontera.