El gobierno de Estados Unidos está a punto de anunciar nuevas sanciones para endurecer el embargo a Cuba y permitir demandas contra compañías extranjeras en la isla.


La nueva medida pondrá en vigor el título III de la ley Helms Burton y abrirá la puerta para que compañías y personas puedan demandar a empresas que operan con propiedades expropiadas por el gobierno de Cuba.

El gigante británico de la industria del tabaco, Imperial Brands, que opera una empresa conjunta con el gobierno cubano para producir habanos de muy buena calidad; las compañías hoteleras españolas, Iberostar y Meliá, podrían ser las primeras perjudicadas.

También el fabricante de bebidas francés Pernod-Ricard, que hace el ron Havana Club con una destilería estatal cubana.

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, dijo que Estados Unidos seguirá presionando al régimen de La Habana.