Reapertura de Florida. Foto: Cuba en Miami

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, se está preparando para que la mayoría de su estado ingrese a la fase uno del proceso de reapertura el lunes en medio del brote de coronavirus, y dice que es optimista.


La reapertura no se extiende a los tres condados más poblados, todos en el sur de Florida, donde se encuentran la mayoría de los casos confirmados por el estado. Esos condados son Miami-Dade, Broward y Palm Beach.

Bajo el nuevo orden, los restaurantes y tiendas minoristas pueden reabrir a partir de hoy. Se pueden usar asientos al aire libre en restaurantes, aunque los restaurantes solo pueden usar el 25% de su capacidad de asientos en interiores.

Grandes salas como las salas de cine permanecen cerradas por ahora, al igual que las peluquerías y los salones de belleza. Los gimnasios y bares también están cerrados. No está claro cuándo volverán a abrir.

Las playas se reabrieron en algunas áreas, incluido el condado de Pinellas, hogar de San Petersburgo y Clearwater. El sheriff del condado de Pinellas, Bob Gualtieri, dijo que el objetivo es evitar que las multitudes se reúnan.


Las cirugías electivas también pueden reanudarse el lunes, y DeSantis dijo que parte del proceso fue asegurar que los hospitales tengan suficiente equipo de protección personal para manejar tanto las cirugías como el tratamiento de COVID-19.

Los parques y puertos deportivos en el condado de Miami-Dade reabrieron durante el fin de semana, atrayendo a muchos corredores y ciclistas, aunque las playas de la ciudad permanecen cerradas.

La ciudad de Miami Beach que abrió sus parques desde la semana pasada decidió cerrar South Pointe Park después de reportar varias violaciones de personas sin máscaras y otras sin mantener la distancia social.

En el Downtown de Miami los residentes también comenzaron a salir desde el fin de semana a realizar actividades recreativas y tomar el sol a pesar de que los parques no están abiertos.