El mal olor a orina obligó a las autoridades sanitarias cerrar el Telepunto de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) en esta ciudad.

En un cartel colocado en la puerta del céntrico establecimiento, la entidad culpa del cierre a “la población” por cometer “indisciplinas sociales en áreas aledañas a esta unidad».

Llama la atención que a escasos metros, en la calle Mártires, hay un baño público abierto las 24 horas del día.

El hecho de que personas orinen en las puertas laterales del local ha sido interpretado por los holguineros como una forma de manifestación popular contra el alto precio para navegar en Internet, un servicio que se comercializa en el lugar.


Según la tarifa establecida por el Estado, los cubanos pagan un dólar para acceder 40 minutos a Internet, en un país donde el salario promedio mensual es de 20 dólares.

A estas actitudes rebeldes, el gobierno les ha llamado “indisciplinas sociales” para ocultar el verdadero motivo.

(Con información de Cubanet)