Imagen de Instagram @mariaisabeldiazlago

La talentosa actriz cubana María Isabel Díaz dio una entrevista este domingo a Noticias de Gipuskoa.


Entre varios temas, la actriz residente en Madrid conversó sobre el trabajo que está haciendo en La Vuelta de Nora, una obra teatral de Henrik Ibsen que estará en escena hasta el mes de junio a lo largo de España.

Sobre su estelar papel en Vis a Vis, que ya entra en la cuarta temporada, Díaz tiene mucho que decir.

«Cuando recibí los guiones de la primera temporada, supe que iba a ser una cosa grande en televisión, me enamoré de la serie en la primera lectura que hice. Los textos que nos dieron a los actores tenían de todo: acción, emoción, amor, engaño, traición, ilusión… Y todo partía de una verdad muy tremenda, era el compendio de muchas realidades. Lo que nunca pude calcular fue el tiempo que iba a durar esta maravilla y todo el que quede de vida».

Díaz ha visto la oportunidad del personaje de Sole como un regalo porque le ha dado «algo con lo que soñamos todas las actrices y todos los actores, el amor del público»; y solo espera que vengan mas temporadas ya que cree que aún hay mucha historia por contar.


Díaz comenzó su carrera profesional a los 19 años en Cuba en el 1983. Luego de trabajar en varios proyectos en el 1996 decidió irse a España y confiesa que el trabajo no ha sido constante pero que la actuación es algo que le apasiona y no ha considerado nunca dejar de hacerlo.

«He tenido muchos parones y ha sido un camino complicado. Ahora estoy disfrutando mucho. Cuando llegué a España en el año 96, yo tenía una carrera consolidada en Cuba, aquí fue empezar de cero o por debajo de cero porque pasé años sin hacer nada. En 2001 hice Javier ya no vive solo y empecé a tener trabajo intermitente como actriz».

«Esta es una profesión complicada, a veces tienes y otras no. Tienes que aprender lo que dice el dicho: Guarda pan para mayo y maloja para tu caballo«, dijo Diaz asegurando que nunca ha considerado tirar la toalla y dedicarse a otra cosa.

«Estoy en este punto por una cuestión de tenacidad, nunca he pensado en dejar la profesión;nunca, jamás habría tirado la toalla, he tenido que vivir de otras muchas cosas, pero sin renunciar jamás a esto, es la profesión que amo y lo que me gusta hacer y estoy dispuesta a seguir en ella», concluyó la actriz.