Dayana Prieto, productora cubana y esposa del dramaturgo Yúnior García Aguilera, se dirigió al gobernante Miguel Diaz-Canel en sus redes sociales con un mensaje de Año Nuevo este viernes para culpar de su exilio forzoso junto a su esposo:


“Antes de poner las cositas alegres y la felicidad de llegar a un nuevo año, te quiero recordar Miguel Díaz-Canel Bermúdez que para mí, eres el culpable absoluto de que yo hoy no pueda estar con mi familia”

Después de que el dramaturgo Yúnior hiciera pública la convocatoria para la Marcha Cívica por el Cambio el 15N en Cuba en la plataforma Archipiélago, él y su esposa comenzaron a sufrir una gran represión por parte de la dictadura castrista con actos de repudio, campañas difamatorias en los medios oficialistas de comunicación y amenazas de la Seguridad del Estado, que se intensificaron en los días previos a la celebración de la Marcha.

Ante el despliegue de las fuerzas gubernamentales represivas, el matrimonio activista decide refugiarse en España el 17 de noviembre por temor al peligro hacia su integridad física, corriendo el riesgo de ser detenidos y procesados, decisión que trajo una gran polémica para muchos, pero de alegría para el régimen.

Para la activista Prieto, el designado Diaz-Canel es el culpable de su exilio y: “de que muchas familias cubanas hoy no tengan qué comer… y de que los cubanos que están en otros países y tienen abundante comida no puedan deglutir pensando en los suyos”.

“¿Tú y tu esposa podrán comer tranquilos hoy su lechón asado? ¿No les duele ni siquiera un pelo los niños que tienes privados de libertad en una cárcel fría e indecente?”, concluye Prieto.


Es imposible que muchas familias cubanas puedan celebrar la llegada del nuevo año con alegría, son muchos los cubanos que han recibido condenas ejemplarizantes por el solo hecho de haber participado en las históricas protestas del 11J, algunos con condenas que sobrepasan los 20 años de privación de libertad, más de 700 manifestantes encarcelados y otros centenares en espera de juicio en sus casas, mantienen además a menores de 18 años encarcelados por el solo hecho de ejercer su libertad de expresión.

 Sumándose a todo lo anterior el aumento de la inflación, las penurias en que se encuentra la población de un extremo a otro de la Isla.

Manifiesta la activista Prieto que no desea ver más al gobernante cubano ni a su esposa:

“Yo no quiero verles jamás a la cara ni a Díaz-Canel, ni a Liz Cuesta, ni a sus amigues… Porque una cosa es la política y otra muy distinta la deshumanización. Un amigo me dijo que sí se puede hacer política con amor. Yo no sé si es cierto eso, pero lo que sí se puede siempre es apostar por la dignidad humana”

“En Cuba lo que tienen ustedes no es política, ni revolución, ni patriotismo. Es dictadura, abuso de poder, maldad, aberración, racismo, machismo…”, agregó la activista, que además es del criterio que los dirigentes de la cúpula cubana son personas inmorales, que reclaman sacrificios al pueblo, mientras ellos viven otra realidad con lujos y privilegios.

“Probablemente hoy tengan fiesta en su palacio y escucharán a Carlos Varela… Porque ya sé que lo que le está prohibido al pueblo es lo mismo que ustedes gozan”, añadió antes de desear un “feliz fin de año” a sus seguidores y desear a Díaz-Canel “que sea también el fin de tu desgobierno”.

Una usuaria exiliada comentó: “Toda la verdad en tus palabras”, “Hoy mi madre quizás tenga para comer un pedazo de carne de puerco, por la mejor vida que gracias a mí y mi hermano tiene, pero desde ayer está llorando nuestra separación y nuestra distancia. Este es nuestro tortuoso camino. Creo en el karma y esos (…) hoy podrán comer bien, pero tanta injusticia ya les pasará la factura”

Por su parte el dramaturgo Yunior García Aguilera dijo en un mensaje de cierre de año:

«En el año del Doble-2 los cubanos dignos tenemos el reto de superar todas esas trampas que nos mantienen divididos. Hay que pasar por encima de nuestras diferencias y trazar un plan común contra la mediocridad y el miedo. Ellos llevan décadas perfeccionando chismes, enredos y conspiranoias para mantenernos entretenidos en discusiones estériles. Lo contrario de Dictadura, es Democracia. Y debemos ser capaces de sumar a todos aquellos que se opongan al pensamiento único»