El espía cubano René González y su esposa, Olga Salanueva, culminaron una estancia en Beirut en la que realizaron visitas a lugares históricos, condenaron a Israel y rindieron tributo a fallecidos líderes terroristas de Hizbulah.


González contó que estando tan cerca de Israel meditó sobre la heroicidad y determinación de los «miembros de la resistencia y las similitudes de la lucha de libaneses y palestinos con la del pueblo cubano contra agresiones de Estados Unidos».

González rindió tributo ante las tumbas de los llamados mártires de la resistencia del grupo terrorista Hizbulah como Samir Qantar e Imad Mougnieh, en el suburbio sur de Beirut.

(Con información de Telemundo)