Manatíes en Florida. Foto: Fox 35

Especialistas aseguran que los manatíes en el Sur de la Florida se encuentran en peligro a causa de un aumento de los pez gato acorazado.

La Dra. Melissa Gibbs, profesora de biología en la Universidad de Stetson, detectó peces gato acorazado pegados en los manatíes.


El Dr. Gibbs le dijo a FOX 35 que los peces tienen bocas blandas y succionadoras, «por lo que se aferran a los manatíes y comienzan a rascar las algas de la piel».

Los manatíes se esfuerzan por sacudir estos siluros acorazados que, en realidad, queman más calorías de lo normal, lo que en última instancia podría llevar a su desaparición. El Dr. Gibbs dijo que otro riesgo es que los manatíes «tienen que salir al río realmente frío con mayor frecuencia y corren el riesgo de sufrir un shock frío, que puede matarlos».

«La Florida es un punto caliente para las especies invasoras. Es un problema real que tantas cosas se han traído a la Florida y se han liberado», dijo Terry Farrel, otro profesor de biología en Stetson según FOX 35 .

La gente comenzó a comprar pez gato acorazado de la cuenca del Amazonas para comer las algas en sus tanques de peces en casa. Eventualmente, se volvieron demasiado grandes para los tanques: un b
pez gato acorazado puede crecer hasta dos pies de largo. Entonces, la gente los libera en la naturaleza, donde comen las algas de las espaldas de los manatíes.