happy-staff

Jenny Crane, una enfermera británica que se encontraba de vacaciones en Cuba, sufrió un accidente de tránsito y, con dolor en sus muñecas y unas costillas rotas, tuvo que ofrecer su ayuda y conocimientos a otros accidentados.


Crane se encontraba de vacaciones en Puerto Pesquero, Holguín, junto a su esposo y cuatro amigos, cuando fueron avisados de la llegada del huracán Matthew.

«Se nos dijo que el ojo del huracán pasaría por donde estábamos, así que nos evacuaron hacia Cayo Coco.»

El vehículo donde viajaba Jenny era el último de una larga caravana que demoraría siete horas en llegar a su destino.

En algún punto, el chofer del auto frenó bruscamente, pero terminó impactándose contra la parte trasera del coche delantero.


Con dolores producidos por el accidente, Crane prestó ayuda a las demás personas que resultaron heridas.

«Vamos, soy enfermera, ni siquiera tuve que pensar cuál era mi deber», comentó a los medios.

Después que todos estuvieran a salvo, Jenny fue atendida. Tenía sospecha de una muñeca fracturada; sus piernas estaban hinchadas y uno de sus hombros se había dislocado parcialmente. Además presentaba contusiones, dolor de espalda, y unas costillas rotas.