Tras varias semanas de investigación hoy se encuentra tras las rejas Roberto Colón de 66 años, acusado del asesinato premeditado de su esposa Mary Stella Gomez Mullet de 44 años.

Las autoridades revelaron más detalles de la investigación de la desaparición de Mullet que llegó a un fin el pasado viernes cuando las autoridades confirmaron que su cuerpo había sido encontrado en el patio de la casa de Colón, compartió Local 10.


«Encuentren el cuerpo, encuentren el cuerpo», decía Colon cínicamente a los investigaron cuando la semana pasada ingresaron en su vivienda en Boynton Beach con una orden de registro.

Según la policía, Colón consintió en un registro en su casa el 23 de febrero y las autoridades encontraron sangre en la puerta principal, así como en el piso, la pared, la ventana y el techo de una habitación que la policía describió como un taller o garaje cerrado.

La orden de registro se produjo luego que encontraran la sangre. Colón dijo la sangre en la puerta de entrada podía ser suya al herirse mientras instalaba la puerta. Sobre otros restos de sangre dentro de la vivienda dijo que se trataba de su perro.

Sin embargo, los laboratorios revelaron que se trataba de sangre humana y de esta forma las autoridades obtuvieron una primera orden de registro. Durante este registro, no encontraron nada que llevara al cuerpo de Mullet.


La policía regresó a la casa una vez más el miércoles pasado, después de recibir un aviso anónimo de que Colón había amenazado con estrangular a Gómez-Mullet y enterrarla en su patio trasero.

En esta ocasión encontraron un cuerpo enterrado en el patio. Huellas dactilares confirmaron que se trataba de Mullet.

Desde el 18 de febrero la víctima estaba desaparecida. Lo último que se supo de ella es que había ido a ver a Colón para entregarle el auto de su suegra.

Según un informe policial, Colón contrató a Mullet como cuidadora de su madre en Hialeah, quien dijo que sufría de demencia. Las autoridades dijeron que les dijo que se casó con Mullet semanas después de conocerla para que ella pudiera convertirse en ciudadana estadounidense, a cambio de cuidar a su madre.

Los detectives dijeron que Colón admitió haber discutido con la víctima el día que desapareció porque creía que estafó a su madre con miles de dólares durante varios meses, y que como resultado la despidió. Pero negó saber dónde estaba la víctima.

Durante la revisión de la vivienda Colón bromeada sobre el paradero de Mullet diciéndole a los investigadores que «estaba nadando con los pececitos». Cuando se fueron la primera vez, supuestamente dijo con una sonrisa: «Bueno, al menos no encontraste un cuerpo en mi casa».

También se refirió a ella como un «pedazo de mierda», dijeron las autoridades.

Colón enfrenta cargos de asesinato en primer grado y posesión de marihuana que encontraron en su casa. Está detenido en la cárcel sin derecho a fianza.