Un aviso anónimo el lunes los llevó a un terreno cerca de la calle 159 y la avenida 21 donde se había arrojado una nevera portátil. En el interior había un perro descuartizado.

«Tenemos la obligación de averiguar por qué alguien haría algo así a un animal indefenso», dijo el portavoz de la policía Richard Rand.

Rand dijo que los detectives están recorriendo el área en busca de videos de vigilancia para ayudarlos a encontrar al asesino del perro.