Dos ancianos y sus cuatros bisnietos, todos de origen hispano, fueron encontrados muertos después de que no lograron salir de una furgoneta que fue arrastrada por el agua el domingo y acabó sumergida a una profundidad de casi dos metros.

«Hemos notificado de las noticias a la familia y está devastada», dijo el alguacil Ed González desde el área de Greens Bayou, en el oeste de Houston, donde fue encontrada la furgoneta.

Cuando las autoridades encontraron el vehículo el miércoles, los cuerpos de los ancianos Manuel y Belia Saldívar, de 84 y 81 años respectivamente, estaban en el asiento frontal.
En la parte posterior, que no traía asientos incorporados, hallaron a los niños Xavier, de 8 años, y Daisy, de 6, y a los adolescentes Devy, de 16, y Dominic, de 14.

Las fuertes corrientes de agua les impidieron abrir las puertas del auto provocando una gran tragedia.