Foto de archivo (pixabay)

Un alarmante e inusual número de delfines ha sido encontrado varado entre las costas del estado de Luisiana y Florida entre los meses de febrero y mayo.


De acuerdo a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica la cifra exacta de febrero 1 a mayo 31 es de 261, de los cuales el 98% estaban muertos, informó CNN.

La cifra es «tres veces el promedio histórico en el golfo norte», dijo Erin Fougères, una administradora del programa de captura de mamíferos marinos de la NOAA.

«Estamos viendo números más altos en Mississippi y Louisiana y estamos preocupados por el agua dulce», dijo Fougères. «Es un invierno excepcionalmente húmedo para todo Estados Unidos y es el invierno más húmedo en el valle de Mississippi en los últimos 124 años».

Los delfines se encuentran generalmente en aguas con altos niveles de sal, por lo cual los investigadores están poniendo especial atención a los niveles de salinidad en esta zona del golfo.


Según los investigadores algunos delfines presentaban daños en la piel característico de la exposición al agua dulce. Fougères dijo que los delfines son animales con «rango de hogar pequeño», por lo cual aunque las condiciones ambientales varien donde habitan no tienden a irse.

Se ha creado un equipo de investigación para analizar el número inusual de muertes de delfines, dijo Teri Rowles, coordinadora nacional del programa de respuesta de entrenamiento de mamíferos marinos para NOAA.

Los investigadores están explorando todo, incluido el derrame de agua dulce en el Golfo desde el invierno húmedo, el suministro de alimentos y los posibles impactos persistentes del derrame de petróleo en el Golfo de 2010.

«Instamos al público a informar de cualquier delfín enfermo, varado o muerto a la red de varamiento local», dijo Rowles.