Las autoridades de Hialeah encontraron un cadáver en descomposición en el interior de un camión en un estacionamiento de la ciudad.


Los vecinos comenzaron a quejarse del mal olor lo que provocó la alarma entre residentes y autoridades de Hialeah.

“Estaba irreconocible el señor, con unos bóxers, descalzo… Nadie supo quién era porque estaba irreconocible, con la cara destruida”, dijo una testigo.

Cuando la policía llegó tras las quejas por el insoportable hedor, encontró el cuerpo putrefacto, encerrado en el vehículo.


El fallecido llevaba meses viviendo en el camión que se encontraba en la esquina de la Avenida 12 y la 70 Place, al oeste de la ciudad.