Donald Trump, tiene intenciones de reunirse con Vladimir Putin en su primer viaje como presidente de Estados Unidos al extranjero.

Trump aseguró, que no alterará, «al menos durante algún tiempo» las sanciones que el mes pasado impuso el presidente Obama a Rusia.

El presidente electo, indicó que puede haber posibilidades de anular las medidas impuestas, si Rusia auxilia a Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas. Y también afirmó, que está preparado para reunirse con el presidente ruso, después del 20 de enero.

Referente a no reconocer a Taiwán, Trump explicó: «Todo es negociable, incluida la política de una China».


«El año pasado les vendimos material militar por valor de 2.000 millones de dólares. Podemos venderles 2.000 millones de dólares del material militar más sofisticado, pero no se nos permite aceptar una llamada. Antes que nada, habría sido muy grosero no aceptar esa llamada». Continuó diciendo el futuro inquilino de la Casa Blanca.