El supermercado localizado en la 3925 y Palm Avenue, se convirtió en un centro de pánico cuando la instalación tuvo que ser evacuada, al alertarse de una amenaza de bomba.

Otro hecho de este tipo sucedió, con la supuesta ubicación el lunes de un vehículo bomba entre la calle 8 y 11 en Ocean Drive, en Miami Beach.

Estas acciones al parecer asociadas a un atraco a un banco, obligaron al cierre del tráfico y se afectaron distintos sitios turísticos, resultando una falsa alarma al final.

Por otra parte, el mismo lunes, autoridades policiales informaron de amenazas similares a un centro judío en Miami Beach y otro en Kendall, por lo que se llevó a cabo la evacuación de 450 alumnos del colegio Dave and Mary Alper Jewish Community Center.


Poco tiempo más tarde se desmintió que hubiera una bomba, regresando a la normalidad. La policía no ha dado más información del suceso.