Una niña de 3 años de Florida se recuperó por completo, gracias a dos policías que le salvaron la vida cuando la encontraron inconsciente y flotando en la piscina de sus abuelos.


Los oficiales Robert Lindblom y Kyle Skipper con la policía de Pensacola respondieron a un incidente el 13 de junio en el que los abuelos de una niña de 3 años la encontraron flotando en su piscina. El rescate fue captado por la cámara de los oficiales.

Skipper dice que cuando llegaron los dos oficiales, la niña no respiraba y no tenía pulso. Su piel se estaba volviendo púrpura.

«La volteé en mi brazo y solo le di varias palmadas firmes en la espalda para tratar de hacer que expulsara todo lo que tenía en los pulmones y la garganta para que tal vez tuviera una vía de respiración más clara», dijo.

Lindblom le dio a la niña compresiones en el pecho hasta que finalmente respiró y comenzó a recuperar el pulso.


«Para ser honesto, mi primer pensamiento fue que no había forma de que la trajéramos de vuelta porque, tan morada y azul como su piel, pensé que había muerto», dijo Lindblom. «Cuando la vi respirar, realmente pensé que era un milagro».

La niña fue trasladada de urgencia al hospital, donde se recuperó por completo. Los médicos dijeron que de haber estado más tiempo sin oxigeno no habría sobrevivido.

Ambos oficiales son padres de niños pequeños y no pudieron evitar pensar en ellos durante el incidente.

Pensacola Police officers help save life of 3-year-old found floating in pool

CHILD RESCUED: Body cam footage from the Pensacola Police Department shows two officers rushing to save an unresponsive 3-year-old. Renee Beninate spoke with them about the experience they say, was a miracle. bit.ly/2CKgs56DISCLAIMER: The following video may be sensitive to some viewers.

Posted by WEAR ABC 3 News, Pensacola on Monday, July 27, 2020

«Tengo una niña de 3 años, de la misma edad, y un hijo de 4 años, y sí, te identificas», dijo Skipper.

Los oficiales dicen que pudieron llegar a la escena rápidamente porque ya estaban respondiendo a una llamada a solo unas cuadras de distancia.

«Ya sea por el destino o la intervención divina o solo por suerte, me alegro de que hayamos estado allí», dijo Lindblom.

No se ha publicado información sobre cómo el niño de 3 años terminó en la piscina o si alguien enfrentará cargos de negligencia en relación con el incidente.