Piala, una empresa de mercadotecnia con sede en Tokio, ha comenzado a darles a los empleados que dejan de fumar seis días adicionales pagados al año.


La compañía dice que la idea provino de un empleado que se quejó de que los colegas que fumaban solían trabajar menos debido a las pausas para fumar cigarrillos que tomaban durante el día. Eso llevó a la agencia a proponer lo que se llama una solución ‘ganar-ganar’.

La empresa eligió premiar a los que no fuman como incentivo para que los fumadores abandonen el vicio y aumente la productividad.

En total, las pausas para fumar mantuvieron a muchos empleados alejados de sus escritorios durante aproximadamente 40 minutos cada día, según la empresa.

Los empleados acogieron con agrado la iniciativa.