Un nuevo documento emitido por la Santa Sede actualiza la guía para la formación de religiosos y señala que quienes “practiquen la homosexualidad” o “presenten tendencias” de ese tipo no serán admitidos en los seminarios.

«La Iglesia, respetando a las personas afectadas, no puede admitir en el seminario ni en las órdenes sagradas a quienes practiquen la homosexualidad, presenten tendencias homosexuales profundamente enraizadas o apoyen aquello que se conoce como cultura gay», dice el decreto que fue publicado por el diario oficial de la Iglesia Católica «L’Osservatore Romano» y que actualiza las Normas Básicas para la Formación Sacerdotal (Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis).

Este documento es una guía de formación de sacerdotes que le sigue a la publicada hace 31 años, y ratifica otras comunicaciones de la Santa Sede en cuanto a las restricciones sobre sexo. Sin embargo, tiene un matiz en el que exceptúa a las «tendencias homosexuales que sean expresión de un problema transitorio». Se pone como ejemplo «una adolescencia todavía no terminada».

El decreto indica en otro punto que, a pesar de estas restricciones, es importante que los nuevos sacerdotes sepan comprender «la realidad femenina».