El uso de perfumes reenvasados en Cuba a crecido, y con ello lo ha hecho la fabricación clandestina de los mismos.

La población cubana recurre a esos productos ya que son una imitación del perfume original que pueden adquirir a menor precio.