Centro Habana, Cuba. Foto: Pixabay

Contrario a lo que dice la propaganda en Cuba para asustar a los cubanos dentro y fuera de la isla, las propiedades que eran residencias antes del 59 y siguen siendo usadas como residencia no son afectadas por el Título III de la Ley Helms Burton.


Varios expertos consultados por la agencia Reuters aseguran que las demandas contra propiedades residenciales que se utilizan de manera residencial no están contempladas en la ley.

El título III pone como condición para entablar una demanda de este tipo que la propiedad en disputa exceda los 50 mil dólares en el momento de la confiscación lo que hace además poco probable las demandas a residencias habitadas por los cubanos de a pie.

El gobierno de Cuba ha intentado asustar a los cubanos asegurandoles que van a ir a por sus casas algo que es totalmente falso.

Cubanos encuestados están mayoritariamente a favor del Título III de la Ley Helms Burton.


El Título III entrará en vigor el próximo 2 de mayo.