Encerrarse en una celda, réplica de la que tuvo en el Combinado del Este, y no probar alimentos por tres días, es en lo que consiste la última obra del artista cubano Danilo Maldonado, conocido como «El Sexto».


Con esta propuesta artística inscrita en una exposición titulada Ángeles y demonios, que presenta desde este jueves en San Francisco y es auspiciada por la Fundación de Derechos Humanos (Human Rights Foundation, HRF), Maldonado quiere sensibilizar al público sobre los encarcelamientos arbitrarios, según dijo en una entrevista con EFE.

«El encarcelamiento injustificado y el abuso del poder existen, desgraciadamente, en todos los gobiernos y hay que denunciarlos. Tenemos que crear conciencia de lo que está pasando», subrayó.

Para ello, «El Sexto», de 34 años, se encerrará en una celda muy reducida por 36 horas y solo beberá agua.

En este lapso de tiempo Maldonado plasmará las historias que decenas de inocentes están viviendo en esa clase de encierro.


«Quiero que la gente entienda qué es estar preso arbitrariamente, en un espacio reducido, reprimido y sin saber cuál va a ser tu futuro», afirmó.

Con Ángeles y demonios, curada por Holly Baxter y producida por Adam D’Arcy, en colaboración con Immersive Art Lab de San Francisco, HRF inaugura una serie de exhibiciones titulada «Arte en Protesta».

La intención de «El Sexto» siempre ha sido conectar con la comunidad, por eso su arte ha sido callejero y se especializa en el grafiti.

Esta necesidad de estar en constante comunicación con la gente lo llevó a desarrollar un personaje anónimo conocido como «El Sexto». Fue su respuesta a la campaña del Gobierno cubano en 2001 para declarar como héroes a cinco espías cubanos encarcelados en Estados Unidos.

«El Sexto es el verdadero héroe, que es el pueblo», advirtió.

Sobre su presentación en San Francisco, señaló: «Llega en un momento justo para que podamos entender cosas que están pasando no solo en Cuba, sino en Venezuela, China, Turquía, Rusia, y lo que están viviendo los migrantes en todo el mundo».

Maldonado hará referencia a los centenares de cubanos y migrantes de otras regiones que están varados buscando llegar a tierra estadounidense.

Tras la exhibición, Maldonado viajará a Noruega y Suecia a llevar su mensaje. El artista espera radicarse en Estados Unidos.

(Con información de Diario de Cuba)