El presidente Donald Trump y el presidente Vladimir Putin tuvieron un saludo extrañamente cálido durante una ceremonia que marcó el centenario del armisticio que terminócon la Primera Guerra Mundial.


Las redes sociales no quedaron indiferentes al saludo y parece pensar que la pareja se saludó más como viejos amigos que como líderes mundiales que compiten.

Trump, Putin y docenas de otros líderes mundiales se reunieron en el Arco de Triunfo en el centro de París para conmemorar a los más de 8 millones de personas que murieron en la Primera Guerra Mundial, que terminó hace 100 años el domingo. El presidente francés, Emmanuel Macron, dirigió las ceremonias, advirtiendo del continuo peligro de un nacionalismo sin control en un discurso.

Trump sonrió al ver a Putin, una reacción que se destacó entre los rostros relativamente sombríos de otros líderes mundiales cercanos, Emmanuel Macron de Francia y Angela Merkel de Alemania.


Cuando Putin llegó a saludar a Trump le levantó el dedo en señal de aprobación provocando los comentarios de muchos en redes sociales que creen que Putin influyó en las elecciones estadounidenses para beneficiar al ahora presidente.