No es secreto que cada día aumenta la lista de sitios en Internet censurados por el gobierno, medida que no detiene a los cubanos cuando se habla de usar Internet.

Las direcciones de proxys o también conocidas como páginas de espejo, son la solución para acceder a los sitios que no tienen permitido. La gran mayoría encuentra mucho más cómodo llegar a estos sitios desde sus casas o de una conexión inalámbrica, claro siempre está el valiente que dentro de las mismas oficinas de ETECSA lo hace.

“Yo he tenido que, en ocasiones ahí mismo en ETECSA, buscar la manera de llegar a un sitio por un sitio fantasma, porque da error de URL”, explica el villaclareño Adrián del Sol. “No te dejan entrar a la conexión de lo que tú buscas en Internet”.

Básicamente la cuestión es bloquear los sitios web que son críticos con el Estado, aunque como la censura online no es tan sofisticada dentro de la isla pues loquean de manera intermitente.


El Departamento de Estado de Estados Unidos enumeró en su informe de 2017 sobre Derechos Humanos las numerosas violaciones a la libertad de Internet de los cubanos.