El número de muertos por el huracán María en Puerto Rico se elevó a 34, dijo el gobernador Ricardo Rosselló el martes por la noche en una conferencia de prensa en San Juan.

Casi dos semanas después de que María golpeara la isla de Puerto Rico, el presidente Donald Trump viajo hoy martes a Puerto Rico y minimizó inmediatamente la devastación que se vivió en la isla.

«Cada muerte es un horror», comenzó Trump, antes de comparar el número original de muertos de Puerto Rico de 16 a «una verdadera catástrofe, como Katrina», en la cual más de 1.800 personas perecieron de la tormenta de 2005 que asoló Nueva Orleans.

Apenas horas antes, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, advirtió a los periodistas que esperaba que el número de muertos aumentara. Tras la partida de Trump, anunció que el número de muertos había aumentado a 34.