El médico cubano Alexander Figueredo a solo tres meses de su travesía hacia Estados Unidos escribió en redes sociales: “Dándole gracias a Dios, a la familia y a este enorme país, aquí volvemos a ser seres humanos”

Alexander Figueredo Izaguirre, médico cubano que arribó a Estados Unidos en el mes de julio, después de que le impidiera el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) continuar ejerciendo como médico por sus denuncias en redes sociales sobre las deficiencias del sistema de salud en Cuba, dijo:

“Dándole gracias a Dios, a la familia y a este enorme país, EE.UU. Aquí volvemos a ser seres humanos”, escribió en Facebook adonde acude siempre que puede para compartir con sus seguidores todos los logros que ha alcanzado en el poco tiempo que lleva en Estados Unidos.


“Miro el presente y estoy luchando por mis sueños. Miro adelante y el futuro es mío. Miro hacia atrás y veo un esclavo que perdió 41 años de su única vida arando en el mar, sin presente y sin futuro. Lucha tu libertad o mírate en ese espejo”, texto escrito recientemente que recoge una gran realidad.

En otro de sus apuntes compartidos en redes sociales Figueredo hace referencia a los dirigentes cubanos:

En Estados Unidos se avanza, se vive, se respira, eres un ser humano, ellos lo saben y eso les duele”, en otra publicación dijo:

«¿Por qué sus mujeres vienen a parir aquí, y los tuyos estudian en la escuela que se cae la pared y después del parto vas para la sala de las cucarachas?”

Alexander Figueredo, que reside en Houston, en Texas, desde su llegada a EE.UU. ha dejado claro que está decidido a estudiar para en este país de libertad poder ejercer su profesión de médico, algo que el Ministerio de Salud de Cuba le prohibió por el solo hecho de disentir con el régimen castrista.


En otra publicación el médico cubano Alexander Figueredo dijo:

 “Otro logro en poco tiempo en el país donde dice la dictadura hay que ser millonario para ser un médico. Yo soy millonario, pero de neuronas. Aquí te miden tu intelecto, tu esfuerzo y tu capacidad, por eso este país es grande”, agregando que en Cuba te miden por tu ideología, motivo por el cual dijo:

“Aquello se fue a la mierda hace tiempo”

Para Figueredo el comunismo es un sistema donde el trabajo destruye al hombre, los dirigentes viven en la riqueza y el resto del pueblo trabaja toda una vida para morir miserablemente sin haber logrado nada en la vida, comparativamente dijo que en el capitalismo el trabajo fortalece al hombre, levanta su espíritu y dan ganas de trabajar todos los días porque la meta es el cielo. 

Al mes de estar en Estados Unidos Figueredo escribió:

«41 años, con dos misiones de esclavo, más de 15 años de médico y dejé mi casa en Cuba por la mitad, sin terminar de construir. Aquí a un mes tengo lo que jamás pude tener en tantos años Trabajando se vive una vida digna como un ser humano», mostrando una foto del apartamento donde se encontraba viviendo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *