El domingo por la noche, 14 personas recibieron disparos en dos incidentes separados por solo dos horas y cuatro millas. Los tiroteos, aunque no estaban relacionados, tenían una serie de similitudes que hacen sospechar a las autoridades.


Se espera que todas las víctimas, incluidos cuatro menores, sobrevivan a las heridas sufridas.

En ambos casos, el tirador o los tiradores aparecieron después de que un grupo se reuniera y disparara a la multitud. La mayoría de las víctimas eran hombres relativamente jóvenes. Se dispararon más de 140 balas en los dos tiroteos en Miami y el noroeste de Miami-Dade reportó el Miami-Herald.

No se ha señalado a ningún sospechoso en ninguno de los casos.

La policía de Miami-Dade y la alcaldesa han expresado su rechazo a estos actos de violencia y han pedido al público ayudar para dar con los agresores.