La actriz cubana Judith González a través de su personaje de «Magdalena la Pelúa», la de Bollo Manso, hace una reflexión de la eliminación de la política «Pies secos, pies mojados» que beneficiaba a los cubanos.