La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), pidió nuevamente que se incluya en la agenda diplomática de Estados Unidos con Cuba el cumplimiento de las garantías a la libertad de expresión y a la libertad de prensa.


La organización hizo eco de su «respeto y solidaridad» a los periodistas y «blogueros» independientes que a pesar de las amenazas y otras formas de represión continúan realizando su labor periodística.

La SIP, aseguró en un informe, que el Estado cubano, es «enemigo» de una prensa independiente, y ejerce sobre esta un aparato «legal abrumador» para «amordazar e impedir» su desarrollo a través de leyes de control económico y político.

En el documento se critica que se utilice a la Seguridad del Estado en el hostigamiento de los profesionales de los medios a través de sustracción de recursos y «arrestos breves» que les impiden hacer su labor.

El informe hace énfasis, además, en que las leyes cubanas contienen numerosos frenos a la libertad de prensa e información, especialmente el Código Penal, el más «agresivo» , ya que contiene 10 artículos que «amenazan el trabajo de la prensa».