Tras su extradición a los Estados Unidos, Joaquín «El Chapo» Guzmán se presentó en una corte federal del barrio de Brooklyn, en Nueva York, donde se declaró «inocente» de los cargos que lo acusan de dirigir durante décadas la mayor organización mundial de tráfico de drogas.

Guzmán, de 59 años, apareció en la corte federal a las 14:00, hora de Nueva York (19:00 GMT), menos de 24 horas después de haber sido extraditado desde México para enfrentar 17 cargos criminales.

Guzmán habló suavemente, dirigiéndose al magistrado James Orenstein en español como «sí, señor» y hablando a través de un intérprete, dijo un reportero de la AFP.

Durante años, el Cártel de Sinaloa envió y distribuyó varios miles de toneladas de heroína, cocaína, marihuana y metanfetamina a Estados Unidos.


A cambio de la extradición de Guzmán, las autoridades estadounidenses se comprometieron a no pedir la pena de muerte en su caso.

Estados Unidos también acordó «intentar recuperar (…) al menos una parte» de los cerca de 14.000 millones de dólares de ingresos que obtuvo «El Chapo», precisó el fiscal federal de Brooklyn, Robert Capers.

Su llegada a Estados Unidos el jueves por la noche puso fin a un extraordinario juego del gato y el ratón entre las autoridades mexicanas y el narcotraficante.