Captura de pantalla Telemundo 51

La familia de Miriam González, quien murió baleada por su propio hijo en la casa que compartían en North Miami Beach, aún está conmocionada por lo sucedido.


El hermano de la víctima, Martín González, no logra aceptar que su única hermana ya no está con vida y que haya muerto tan trágicamente asesinado por su único hijo.

Su sobrino, Luis Martin Pages, de 29 años, confesó a la policía que «perdió el control» y mató a su madre luego de una serie de discusiones en la casa.

“Todavía no puedo creer que él pudiera hacerle algo así a mi hermana, mi única hermana y su madre”, dijo Martín González a Local 10 News entre lágrimas. “La amo tanto”.

Martín dice que se suponía que iba a ver a su hermana tres días antes de que muriera, pero ella le envió un mensaje de texto diciendo que sucedió algo y que lo llamaría al día siguiente. Sin embargo ese día no llegó.


A su sobrino lo describió como un buen chico cuando emigró de Cuba a EEUU con su madre a los 12 años de edad.

“Fue un niño hermoso durante su adolescencia. Fue maravilloso ”, dijo Martín González. «No sé qué desencadenó a esta nueva persona que ni siquiera reconozco».

Dijo que no estaba al tanto de los problemas que Miriam estaba teniendo con su hijo; pero vecinos y amigos dijeron que Pages era violento con ella y que le tenía miedo.

Según un informe de arresto, Pages le dijo a la policía que discutió con su madre por su automóvil, jugo de naranja y un control remoto de aire acondicionado. Él les dijo que simplemente «perdió el control» y le disparó, luego llamó frenéticamente al 911 para reportarlo.

Una vez que llegaron los oficiales, Pages aparentemente les dijo: “La maté. Llévame a la cárcel «.

Pages está detenido sin derecho a fianza y tiene otra audiencia judicial a finales de este mes.

Para Miriam se llevó a cabo un velorio el martes en Hialeah. Su hermano perdió el trabajo a inicios de la pandemia y está pidiendo ayuda en una cuenta de Gofundme para quienes puedan contribuir para cubrir los gastos fúnebres.