cartel-no-hay-agua


El anuncio sobre el abastecimiento de agua a la población que están haciendo las autoridades del gobierno, a través de los CDR, en los barrios periféricos de la capital cubana es este: “Agua cada cuatro días, durante tres meses. Y si no llueve en ese tiempo, será cada ocho. Pero estamos bien, en Oriente hay lugares donde está cada treinta días”.

Algunos lugares de Arroyo Naranjo como Reparto Eléctrico, La Güinera, El Calvario, entre otros y de otros municipios cercanos, como Cotorro y Boyeros, son abastecidos por la cuenca sur, ya que se encuentran actualmente afectados por los recortes en la distribución de agua potable debido a los niveles críticos de las reservas de occidente y por la intensa sequía que afecta a todo el país.

A pesar de las intensas lluvias de los últimos días, el Instituto de Recursos Hidráulicos ha mantenido la alerta de sequía y continúa reportando que sus embalses y fuentes subterráneas están por debajo de la media histórica y que no se espera una recuperación inmediata, por lo que la situación del abastecimiento pudiera agravarse en los meses siguientes.

El valor del contenido de una pipa o carro cinterna está entre los 20 y 30 dólares, en estos momentos ha superado, en algunas regiones de la capital, el precio de los 100 dólares, en un país donde el promedio salarial mensual de un trabajador profesional no rebasa los 25 dólares.

Debido a esto el negocio con los tanques plásticos para instalarlos en las casas para almacenar agua se ha disparado los precios, estos están entre los 40 y los 60 dólares por un recipiente de segunda mano con capacidad para unos escasos 55 galones. Estos recipientes son extraídos de manera ilegal de almacenes estatales y los hay de diferentes dimensiones.


Por otra parte, aunque medios de la isla dicen que la población es prioridad se sabe que para el sector turístico no falta el líquido preciado. El abastecimiento de agua al sector hotelero, según informan funcionarios y trabajadores de las principales instalaciones de La Habana, se ha mantenido estable durante toda esta temporada alta que, debido al actual boom turístico de Cuba, habrá de extenderse hasta más allá del 15 de junio durante los meses de verano, incluso hasta diciembre, cuando se espera una intensificación de la sequía y un empeoramiento en el suministro del líquido.