El abogado de una familia de Indiana que perdió a su niña de un año tras caer de un decimoprimer piso del crucero «Freedom of the Seas», de Royal Caribbean, ha negado que el abuelo de la pequeña la haya dejado caer como inicialmente reportaron medios locales.


El lamentable accidente sucedió el domingo mientras el crucero estaba anclado en puerto, en San Juan Puerto Rico. Elmer Roman, del Departamento de Seguridad Pública de Puerto Rico, dijo inicialmente que el abuelo parecía estar jugando con la niña cuando «la levantó por la ventana abierta y perdió el agarre».

Micheal Winkleman, quien defiende a la familia llevará a cabo una conferencia de prensa hoy para negar tales afirmaciones. Según el abogado la niña cayó de la embarcación debido a un panel de vidrio abierto que debió haber estado cerrado de forma segura. El abuela la cargo y la sentó en la baranda pensando que el vidrio estaba ahí.

«Yo creo que va a haber culpabilidad sobre la línea de crucero, y voy a hacer todo lo que pueda para hacerlos responsables por lo que para mi parece ser una negligencia», dijo Winkleman en una entrevista.

El portavoz de la Autoridad Portuaria de Puerto Rico, José Carmona, le dijo a The Associated Press que la familia estaba reunida en un comedor en el piso 11, y que el abuelo sentaba a la niña en el borde de una ventana. Dijo que los funcionarios están investigando si la ventana ya estaba abierta o si alguien la había abierto.


El sargento de la policía. Nelson Sotelo le dijo a The Associated Press que el abuelo está bajo investigación y que la familia de la niña permanecerá en el territorio de los Estados Unidos hasta que se complete la misma.

De acuerdo a Sotelo la única persona bajo investigación es el abuelo de la niña, a quien han identificado como Salvatore Anello de Valparaiso, Indiana. Los demás familiares son de Granger, Indiana.