Migrantes deportados- Foto de ICE

La administración Trump y el gobierno mexicano acordaron el cierre parcial de la frontera suspendiendo viajes no esenciales entre ambas naciones, y prohibiendo el cruce ilegal de inmigrantes que serán repatriados a sus países.


Bajo la dirección del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Departamento de Seguridad Nacional suspenderá la entrada de todos los migrantes «que buscan ingresar a los Estados Unidos sin la documentación de viaje adecuada», tanto para la frontera norte como para la sur, dijo Wolf, Secretario temporal de Seguridad Nacional, el viernes.

Wolf agregó que los migrantes que son detenidos en la frontera serán retirados o repatriados rápidamente a su país de origen. Las restricciones comenzarán a medianoche.

Estados Unidos y México han estado coordinando un plan para restringir los viajes no esenciales a través de la frontera. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo a los periodistas el viernes que ambos países acordaron restringir los viajes no esenciales.

Miles de personas cruzan la frontera entre Estados Unidos y México a diario por trabajo, escuela y otras actividades.


Los viajes esenciales incluyen a personas que viajan con fines médicos, que asisten a la escuela o se dedican al comercio, como conductores de camiones, entre otros, de acuerdo con un aviso reglamentario que se publicará el martes.

«Esta es una respuesta sin precedentes debido a una situación sin precedentes», dijo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en un comunicado.