Miguel Díaz-Canel represión en Cuba

El jefe de la diplomacia en EEUU, Mike Pompeo, declaró esta semana que ninguna nación debería de apoyar la membresía de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, informa Martí Noticias.


El secretario de Estado estadounidense recordó que el régimen cubano es “una dictadura brutal que trafica a sus propios médicos con el pretexto de misiones humanitarias”, algo que calificó como “indignante”.

“Ningún país debería votar a Cuba en el Consejo”, añadió Pompeo.

Durante los períodos de 2014 a 2016, y de 2017 a 2019, Cuba fue miembro de este Consejo de la ONU, y desde principios de este año, Bruno Rodríguez, canciller del régimen expresó el interés de la Isla en ocupar un puesto de 2021 a 2023.

A través de un comunicado del pasado mes de junio, el alto funcionario estadounidense manifestó la preocupación de Washington por “el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, integrada ahora por Venezuela y en el pasado por Cuba y China”.


En esa ocasión Pompeo, hizo un llamado al organismo internacional, para que evite ser un “refugio de dictadores”.

“Nos preocupa también que Estados decididamente autocráticos como los de Arabia Saudita, Rusia y Cuba puedan entrar, y en el caso nuestro regresar, a un asiento en el Consejo de Derechos Humanos. Entre otras, la entrada de estos gobiernos se alinearía con la de Venezuela y la cortina expansiva de China, que ahora mismo está atacando con más fuerza las libertades civiles en Hong Kong. Gobiernos todos que vienen redactando un manual práctico global de cómo se violan los derechos humanos en nombre de los derechos humanos. La conversión de la anterior Comisión en Consejo de Derechos Humanos en vez de fortalecer ―en una época de eclosión de los derechos, de la autoconciencia y del auto reconocimiento ciudadanos―, sólo ha debilitado la narrativa y el respeto de estos a escala global. Ha fortalecido inadvertidamente a los gobiernos autoritarios y posibilitado la captura de la Carta Internacional de Derechos Humanos, junto a su institucionalidad global, por un club de Estados depredadores de derechos. Y nosotros creemos firmemente que las Naciones Unidas de hoy deben ser para los derechos, no para los autócratas”, añadía.

Este organismo gubernamental dentro del sistema de la ONU está compuesto por 47 Estados, supuestamente “responsables de la promoción y protección de todos los derechos humanos en todo el mundo”, recuerda la emisora del exilio.

En junio pasado, alrededor de 600 activistas de la oposición política cubana, entre ellos artistas, intelectuales y periodistas, dirigieron una carta abierta a Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos, en la que dejaron ver su incomodidad y rechazo con que el régimen de La Habana vuelva a ocupar una silla en ese Consejo.