Ataque cibernético. Foto de archivo- Pixabay

Funcionarios de seguridad de los EEUU, el Reino Unido y Canadá han advertido sobre la actividad de un grupo cibernético que hackeó centros de investigaciones del Covid-19.


Según revelaron el grupo se hace llamar APT29, «The Dukes» o «Cozy Bear», e intentaron acceder a los récords investigativos de desarrollo de vacunas en esos tres países.

El informe sobre la actividad del grupo pirata fue publicada por el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC, por sus siglas en inglés) del Reino Unido.

«La campaña de APT29 de actividad maliciosa está en curso, predominantemente contra objetivos gubernamentales, diplomáticos, de atención médica y de energía para robar valiosa propiedad intelectual», dijo un comunicado de prensa sobre el aviso.

Cosy Bear es uno de los dos grupos de piratería vinculados a la inteligencia rusa que se cree que accedió a los sistemas internos del Comité Nacional Demócrata antes de las elecciones estadounidenses de 2016, pero el anuncio del jueves es la primera vez que se nombra a este grupo en relación con ciberataques relacionados con la pandemia de coronavirus, informó CNN.


El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo el jueves que Rusia «no tiene nada que ver» con los ataques de piratería contra organizaciones involucradas en el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus, según la agencia estatal de noticias TASS.

«No tenemos información sobre quién podría haber pirateado empresas farmacéuticas y centros de investigación en el Reino Unido», dijo.

Refiriéndose a una declaración del gobierno del Reino Unido el jueves de que «es casi seguro» que los actores rusos intentaron interferir en las elecciones del país en 2019, Peskov continuó diciendo: «Podemos decir una cosa: Rusia no tiene nada que ver con estos intentos y no aceptamos tales acusaciones al igual que no aceptamos otro conjunto de acusaciones infundadas de interferencia en las elecciones de 2019 «.

Las autoridades de EE. UU., Reino Unido y Canadá han emitido varias advertencias sobre ataques cibernéticos respaldados por el estado contra organizaciones involucradas en la respuesta al coronavirus en los últimos meses.