Wall Street Nueva York. Foto: Pixabay

La economía de los Estados Unidos agregó 224,000 empleos en junio, una fuerte recuperación del mercado laboral después de un mes de mayo decepcionante.

La tasa de desempleo aumentó al 3,7%, el nivel más alto desde marzo de 2019 pero todavía históricamente bajo.


El número superó sustancialmente las expectativas de los analistas, que habían pronosticado un lastre en los empleos debido a la incertidumbre de los negocios en torno a las altas tensiones comerciales, así como a un mercado de la viviendas más flojo.

Siguiendo las buenas noticias, 335,000 personas ingresaron a la fuerza laboral en junio, sustancialmente más de lo normal, lo que pudo haber sido lo que elevó ligeramente la tasa de desempleo. Es una hazaña notable para una economía que ha estado absorbiendo a los trabajadores durante 106 meses consecutivos, y una indicación de que las personas están encontrando razones para volver al trabajo.

Las mayores ganancias de empleo se produjeron en la atención de la salud y los servicios profesionales y de negocios, aunque la manufactura generó 17,000 empleos robustos luego de cuatro meses de pequeños cambios.