Fuertes olas de mar y la amenaza de las corrientes de resaca hicieron que los servicios de rescate y salvavidas tuvieran un fin de semana muy activo.

Siete personas fueron rescatadas pero desafortunadamente otras dos murieron ahogadas.

El Servicio Meteorológico Nacional advierte del peligro que representan las fuertes y peligrosas corrientes de resaca a lo largo de las playas del sur de la Florida.

Una serie de incidentes relacionados al peligroso estado del mar fueron reportados durante el fin de semana.


El sábado por la mañana tres personas fueron rescatadas después de que su embarcación se hundió. El incidente ocurrió en la costa frente a 1200 Crandon Boulevard en Key Biscayne. Los tres hombres tuvieron que aferrarse a una hielera y no tenían manera de pedir ayuda.

Un vocero del Departamento de Bomberos de Miami-Dade dijo que los hombres tenían sus teléfonos en un frasco de plástico y lo perdieron cuando el bote se hundió, pero milagrosamente el envase subió a la superficie y flotó de vuelta a ellos.

Fueron rescatados y posteriormente examinados por los paramédicos. Eventualmente los hombres tuvieron la suerte de volver a casa con sus familias el mismo día.

Otro grupo de personas que salieron a nadar el viernes por la noche no fue tan afortunado. Un hombre que se estaba ahogando fue sacado del mar por un buen samaritano, pero eventualmente falleció en el hospital. Él estaba con otros cuatro amigos en la playa en la calle 43 de Miami Beach cuando empezaron a tener problemas nadando en el mar.

Dos mujeres y un hombre fueron capaces de regresar a la orilla, y la cuarta persona, un hombre, fue rescatado por un bote.

Otro incidente ocurrió en Key Biscayne en la playa detrás del hotel Ritz Carlton. Un hombre fue hallado flotando boca abajo en el mar, y lo llevaron al hospital, en donde confirmaron su fallecimiento.

(Con información de el Nuevo Herald)