Una mujer llegó al Centro de Trauma Ryder del Jackson Memorial Hospital el martes por la tarde con dos niñas que estaban sangrando. Ella le dijo a los oficiales de policía de Miami-Dade que habían sido víctimas de un tiroteo.


«Lamentablemente, estamos nuevamente investigando un tiroteo que ha dejado heridos a dos niños inocentes», escribió el director del MDPD, Alfredo Ramírez III, en Twitter.

«Esto es inaceptable, necesitamos que nos llamen con información para poder arrestar a los responsables y sacar las armas de nuestras calles».

Los agentes bloquearon el acceso al auto azul de la mujer con cinta de la escena del crimen afuera de la entrada del centro de trauma, reportó Local 10 News.


Ramírez agregó más tarde que el Departamento de Policía de Hialeah lidera la investigación luego que la mujer dijera que el incidente fue en Hialeah.

Al principio, los oficiales pensaron que el tiroteo fue en Brownsville, cerca de Liberty City de Miami. Después de que los investigadores no encontraron casquillos, la mujer aclaró que la dirección que les había dado estaba en Hialeah.