Dos jóvenes de origen cubano han sido acusadas del asesinato, el mes pasado, de un hombre en la Pequeña Habana.


Jorge Aneiros, de 64 años, apareció muerto en su apartamento ubicado en el 1928 de la 6 calle del suroeste el pasado 26 de febrero.

El cuerpo fue descubierto por las autoridades tras quejas de los vecinos del mal olor que salía del apartamento de Aneiros, a quien no veían hacía algunos días.

«Cuando yo entro que me paro frente a su puerta digo: ese olor sale de aquí.. y desde el sábado nosotros no lo veíamos a él», dijo la vecina Olga Hernandez a AmericaTeVe.

«Aparentemente la víctima fue apuñalada varias veces», dijo la vocera de la policía Kenia Fallat a AmericaTeVe.


En la escena los investigadores encontraron en botellas de cerveza las huellas dactilares de dos mujeres, Natasia González, de 21 años, y Viviana Hernández, de 24, quienes según sus órdenes de arresto, aparentemente estaban con la víctima la noche del crimen.

Ambas mujeres fueron acusadas formalmente de asesinato en segundo grado y otros cargos en las últimas horas y este viernes comparecieron en corte de fianza.

Los detectives en el caso además confirmaron que Hernandez y Gonzalez se habían llevado robado el vehículo de la víctima, así como un televisor y un teléfono que empeñaron en Miami en una casa de empeño.

Ya ambas mujeres se encuentran en detención en Miami Dade.